La Junta de Andalucía informa en un comunicado de la sospecha de reacción adversa, con consecuencia de muerte por ictus isquémico, en una mujer residente en Marbella a la que se le había administrado la vacuna de AstraZeneca. Asegura el comunicado que "tal y como ha informado el Ministerio de Sanidad, se trata de un caso de eventos trombótico que por sí mismo, aunque infrecuente, puede ocurrir en la población general. Sin embargo, cuenta con la particularidad de que los eventos trombóticos se han asociado a una disminución del número de plaquetas en sangre. Este hecho puede sugerir una activación anormal del sistema de la coagulación que se asociaría a esta formación de coágulos en localizaciones que no son las más habituales".

Las autoridades sanitarias europeas consideran que las ventajas sanitarias de la vacuna de AstraZeneca superan con creces a sus posibles reacciones adversas. Sin embargo, están llevando a cabo una investigación exhaustiva para saber si, además de existir una relación temporal con la administración de la vacuna, hay una posible relación causal. "La evaluación de este tipo de señales puede acabar encontrando una causa alternativa a la administración de la vacuna o, en el caso de que sea atribuible a la vacuna, con medidas que traten de minimizar el riesgo", señala el comunicado.

El proceso de vacunación contra la COVID-19 con la vacuna de AstraZeneca ha quedado suspendido durante, al menos, las dos próximas semanas, a la espera de los resultados que arrojen los estudios que están realizando las agencias de medicamentos europea y española. Esta decisión del Ministerio de Sanidad fue comunicada a las comunidades autónomas este lunes, tras la detección este fin de semana de nuevos casos de trombosis en personas vacunadas con AstraZeneca.