El sistema sanitario andaluz está siendo desmantelado a conciencia para empujar a los usuarios a buscar soluciones a sus problema de salud en las clínicas privadas. Esta es la principal conclusión del acto habido esta tarde en el salón de la huerta de Fuentes con participación de representantes de la Marea Blanca, CC.OO, UGT y Ayuntamiento. Este acto es previo a la manifestación que tendrá lugar el próximo sábado en Sevilla en defensa de la sanidad. Desde Fuentes saldrá un autobús a las 10.30.

A la luz de lo escuchado esta tarde en el salón de la huerta, lo que la Junta de Andalucía está haciendo con el sistema sanitario público produce escalofríos. Listas de espera interminables, colas en las puertas de los centros de salud, personas mayores que desisten de pedir cita médica porque se pierden en la maraña de internet, médicos que atienden por teléfono, centros de salud que jamás contestan las llamadas telefónicas, diagnósticos que tardan meses en efectuarse (y muchos de los resultados llegan cuando ya es demasiado tarde para el paciente) éxodo de profesionales sanitarios a otras comunidades autónomas...

El representante de UGT, Diego García, ha asegurado que hay más de 700.000 andaluces que llevan meses esperando de cita para que les vea el médico. "Muchos de ellos pueden tener un cáncer y, cuando se les diagnostique, dentro de nadie sabe cuánto tiempo, es posible que no haya remedio". Andalucía ha despedido a 8.000 profesionales de la medicina y ahora les ofrece contratos de quince días o de tres meses, pero no encuentra a quién contratar porque se han ido a otras comunidades que les ofrecen contratos por uno o cinco años y cobrando hasta 800 euros más. El dato lo ha aportado Juan Monedero, sanitario de la Marea Blanca.

Según esta organización de profesionales de la salud, de mil MIR que acabaron su formación el año pasado en Andalucía, 474 se han ido a trabajar a otras comunidades y 179 al extranjero. Eso, pese a que han sido formados con dinero de los impuestos de los andaluces. En 2021 se fueron de España 27.000 médicos buscando mejores condiciones laborales, de ellos 300 andaluces. El portavoz de la Marea Blanca ha asegurado que un médico que trabaje en el País Vasco gana al mes 800 euros más que otro que trabaje en Andalucía. El portavoz de CC.OO., Miguel Morata, asegura que hay muchos sanitarios sometidos a presiones insoportables, amenazados y de baja por problema de salud mental.

¿Por qué ocurre esto? La explicación unánime de todas las organizaciones participantes en el acto es que existe un plan premeditado para desmantelar el sistema público en beneficio del sector privado. Los intereses económicos están por encima del derecho a la salud. Por eso, primero se busca el deterioro del sistema público quitándole recursos económicos (y por tanto, profesionales) han dicho los participantes. Eso explica la situación catastrófica de la sanidad andaluza. "Después se le explica a la población que lo mejor es tener un seguro privado, como hicieron con privatización de las eléctricas diciendo que la competencia iba a abaratar las tarifas y ya vemos lo que ha ocurrido. El crecimiento del sector sanitario privado es del 43 por ciento. Más tarde se cierran centros de salud porque no sirven para nada..." La afirmación anterior vuelve a ser del representante de la Marea Blanca.

¿Qué hacer? Resistirse. Por eso este sábado las ocho provincia de Andalucía van a vivir manifestaciones ciudadanas en defensa del derecho a su sistema sanitario público, universal y gratuito, que no genere desigualdades ante la enfermedad por el hecho de ser más rico o más pobre. De Fuentes saldrá un autobús con destino a Sevilla fletado por el ayuntamiento y por los sindicatos CC.OO. y UGT. La manifestación será a las doce y partirá de la plaza de San Francisco para terminar frente al palacio de San Telmo.