La vacuna de AstraZeneca no tiene relación con la muerte esta semana de una mujer en Marbella. Es la conclusión de la autopsia hecha pública por el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. La mujer murió dos semanas después de recibir la vacuna, pero la investigación descarta cualquier relación entre uno y otro hecho, según el "informe preliminar" citado por el consejero. La autopsia indica la fallecida sufrió una hemorragia cerebral y que era una persona con predisposición a sufrir un accidente cerebrovascular.

El consejero ha dicho de forma tajante que “se puede decir de forma clara y contundente que no hay relación causal entre la vacunación del coronavirus y su fallecimiento. No existe ninguna relación entre la administración de la vacuna de AstraZeneca y el fallecimiento de esta mujer”. El fallecimiento ocurrido en Marbella es uno de los 23 casos de reacción adversa que investiga la Agencia Europea del Medicamento, que de entrada indica que los beneficios de esta vacuna superan con creces a sus posibles efectos dañinos.

La profesora, de 43 años y madre de dos hijos, presenta signos de haber sufrido un aneurisma, lo que pudo desencadenar la hemorragia masiva que le causó la muerte, informa el Diario Sur de Málaga. En los estudios preliminares no se han detectado indicios de trombo en el cuerpo de la víctima, aunque habrá que esperar a los resultados de los diferentes estudios microscópicos que se están realizando a partir de las muestras tomadas, añade el periódico malagueño.